EuroShop 2020

Shared Spaces

Fashion & Food: Shared Products

La sostenibilidad parece ser la clave para lograr un mundo mejor. O al menos un mundo en el que la mayoría desea vivir de manera más consciente. Con un consumo de temporada, regional y local. Todos los sabemos. Sin embargo, la sostenibilidad también implica repensar de manera creativa las fusiones que parecen obvias, centrando nuestro enfoque en un producto que funciona en diversos niveles.

Tomemos la seta como ejemplo clave. Este “superalimento” actual aúna la moda y la alimentación como producto en común, y se conjuga de manera polifacética en el “Shared Space”. No en vano, la seta refleja de forma ejemplar el estilo de vida omnipresente y moderno, así como el mapa de valores que comparten numerosas personas. Nos centramos una vez más en el regreso de la filosofía holística, cada vez más fuerte. Quien se alimenta de forma consciente también desea vestirse de manera sostenible.

Mientras en las superficies arrendadas del área de alimentación se convence tanto a nivel estético como gustativo de las setas ostra rosada y ostra dorada o del champiñón ostra, en el área dedicada a la moda descubrimos cómo se obtiene cuero vegano procesando el hongo yesquero, que goza de una tradición de 4.000 años de antigüedad. Este hongo conecta así los dos establecimientos monotemáticos de manera simbiótica.

En una superficie conjunta, diversificamos la oferta intuitivamente: logramos que los productos no se coloquen meramente unos junto a otros; es más, dos sectores diferentes crean uno nuevo partiendo de un solo producto central.

La seta como protagonista de unión, el elemento en común, se presenta en diversos estados en el centro de la abertura de dos establecimientos individuales. En su siembra, durante su cultivo en las huertas y en el plazo ya cocinado. Procesado a cuero en un banco de trabajo y hasta como producto final a modo de bolsa para la compra diaria local.

Dos áreas que comparten, por tanto, la seta como tema, que la colman de manera innovadora y que incluso divulgan conocimientos. Un ingenioso concepto holístico hasta en los pequeños detalles.

Un ingenioso concepto holístico hasta en los pequeños detalles.

Food & Beauty: Shared Values

Hace tiempo que el mindfulness, o conciencia plena, se estableció como uno de los valores más importantes de nuestro estilo de vida. Una percepción activa de nuestro entorno directo, nuestro cuerpo y nuestro estado de ánimo es algo que parece ser el mínimo denominador común incluso más allá de la clase de yoga, y lo es, además, con una naturalidad cada vez mayor.

Por supuesto, ya no basta con ofrecer meramente un buen producto: las marcas, tanto alimentarias como de belleza, deben asegurarse de que la conciencia sea una máxima prioridad a la hora de gestionar recursos y de tratar a sus empleados. No en vano, solo quien actúa con precaución puede sobrevivir a largo plazo como empresa seria.

Hoy en día ya son pocos los que desean consumir sin ton ni son. Por tanto, el comprador quiere que lo convenzan a todos los niveles. Esto también implica compartir valores comunes. La identificación es, por tanto, un término clave.

Los compradores desean intercambiar experiencias comunes sobre un nuevo mundo compartido de experiencias. El Shared Space alimentario y de belleza crea este tipo de entorno. En este caso, el elemento de conexión es el jardín de hierbas. Un lugar de encuentro, perfecto para la reflexión. Y sin embargo, en este intercambio también tiene lugar la integración: de un diálogo sobre valores en común.

El ansia de recogimiento en estos tiempos tan apresurados queda satisfecha de manera creativa gracias a la interacción con las hierbas aromáticas. Romero, lavanda o eucalipto están disponibles a modo de condimentos para platos, como infusión o como ingredientes de aceites de belleza.

Donde quiera que se mire, el propósito siempre es ofrecer una agradable sencillez. Así es como la alimentación y la belleza se fusionan en una experiencia estimulante.

Así es como la alimentación y la belleza se fusionan en una experiencia estimulante.

Beauty & Mobility: Shared Experience

Realizar compras online resulta más cómodo, pero mucho menos divertido. Información, tutoriales, virtualidad... ninguna de estas experiencias es sensual o emocional. Para poder competir con el comercio electrónico en constante crecimiento puede apostar de forma segura por lo genuino. En otras palabras: por el gusto, el tacto y el olfato.

Los sentidos reales, más allá de la vista, permiten crear un valor añadido que no puede encontrarse más allá del mundo “real”. Por tanto, quien desee recibir algo más que WWW, disfrutará de una experiencia tanto común como unidora en el Shared Space de belleza y movilidad: la fragancia.

En el Scent-Bar se combinan deliberadamente dos áreas que a primera vista parecen no tener nada en común. Sin embargo, en cuanto se observa algo más detenidamente nos queda claro que cuando hablamos de la percepción olfativa en común se produce una simbiosis totalmente natural. Porque... ¿qué sería de un vehículo sin su olor? ¿Y qué sería de un perfume sin asociaciones?

Los aromas influyen en nuestro cerebro, y por tanto también en nuestras decisiones. Al igual que un sabor pleno a la hora de comer, una sensación de bienestar a ser posible personalizada resulta decisiva cuando se accede a un vehículo o a un espacio. Y una fragancia agradable forma parte de esta sensación.

Quien es flexible, creativo e innovador seguirá adelante. La interacción creada entre el sector de la belleza y el automovilístico mediante las fragancias inspiradas en el olor de la goma o los asientos de cuero resulta verdaderamente interesante para lograrlo.

Quien es flexible, creativo e innovador seguirá adelante.

Mobility & Fashion: Shared Function

La interacción personal es algo que muchos anhelan en la era digital. Si bien en el mundo online todo resulta sencillo, en la mayoría de los casos tiene un cariz anónimo. Quien desea crear experiencias de compra inolvidables en las que los clientes se sientan verdaderamente atendidos necesita ofrecer un asesoramiento intenso y personalizado.

El aspecto social es, junto al sensual, otra ventaja adicional frente al mercado del comercio electrónico impersonal, que sin embargo continúa creciendo. El servicio personalizado es, por tanto, un valor añadido a la hora de dar un nuevo enfoque al entorno de consumo convencional.

La interacción personal es algo que muchos anhelan en la era digital. Si bien en el mundo online todo resulta sencillo, en la mayoría de los casos tiene un cariz anónimo. Quien desea crear experiencias de compra inolvidables en las que los clientes se sientan verdaderamente atendidos necesita ofrecer un asesoramiento intenso y personalizado.

El aspecto social es, junto al sensual, otra ventaja adicional frente al mercado del comercio electrónico impersonal, que sin embargo continúa creciendo. El servicio personalizado es, por tanto, un valor añadido a la hora de dar un nuevo enfoque al entorno de consumo convencional.

Y es aquí donde se unen precisamente dos sectores en los que el asesoramiento tiene un gran peso: la movilidad y la moda. En su Shared Space, todo gira en torno al lema del “buen anfitrión”. El cliente como individuo. Nos dedicamos a él, reconocemos sus demandas y hacemos todo lo que está en nuestras manos para colmarlas. El Mood-Bar, el punto de acceso a ambas áreas, actúa como elemento de unión tanto físico como funcional.

Aquí no solo tenemos conversaciones cara a cara: los clientes son tratados con serenidad y mimo. El estado anímico actual del comprador se determina mediante una tecnología de seguimiento ocular. De pendiendo de su ánimo, recibe una experiencia a medida. El punto de partida siempre es una bienvenida personal acompañada de algo para beber en el bar.

Entonces, el cliente puede usar su token personalizado, que memoriza el estado anímico detectado, para comenzar su experiencia de compra totalmente personalizada. La iluminación del probador también se adapta en el momento idóneo, al igual que las experiencias de conducción en el área de movilidad. No solo se leen los deseos del cliente mediante el sistema visual: incluso puede que saque alguno más cuya existencia era desconocida para el propio cliente.

Quien se dedica al 100 % a sus clientes, y les otorga una suma importancia, logrará crear emociones auténticas que influirán positivamente en sus decisiones de compra. Esto solo es posible en un establecimiento, no a nivel digital. Y si las compras se convierten en una sensación, será una experiencia que compartiremos con otros incluso fuera de la tienda.

Y si las compras se convierten en una sensación, será una experiencia que compartiremos con otros incluso fuera de la tienda.